Boda exclusiva en la Finca El Campillo - La Reina Oca
image-2016-03-03 (2)

Belén y Kike querían un wedding planner que les ayudara a organizar su boda. Buscaban una boda exclusiva y sencilla, pero cuidando al máximo los detalles, donde todo saliera a la perfección. Querían casarse en una finca con encanto en Madrid, con amplios jardines para celebrar gran parte de la boda al aire libre y a la vez que no estuviera muy lejos de Madrid centro. La Reina Oca lo tuvo claro desde el principio. Les propusimos La Finca El Campillo, en El Escorial. Una finca exclusiva en medio del campo, rodeada de jardines y un gran lago, escenario de películas de época y que junto con la casa señorial le da a la finca un carácter único y mágico. La ceremonia se llevó a cabo en la Capilla de Nuestra Señora de Abantos, a 10 minutos de la finca.

Una vez que teníamos la fecha confirmada, empezamos diseñando las invitaciones en papel kraft estilo DYI, combinando tonos tierra y agua-marina, otorgando un estilo actual con un texto sencillo en el que reinaba una creatividad singular. Lo más chulo fue el sello de los novios, un lacre en color marrón chocolate que le daba una toque vintage. El diseño fue todo un éxito.

IMG_2663

Para el peinado de la novia elegimos a una de nuestras estilistas de confianza, Nieves Timor, quien supo captar a la primera la idea de la novia y proponerle maquillaje, peinado y tocado para su boda. Y para retratar el gran día, nos decantamos por los fotógrafos de bodas  Instantánea-Toma Primera, con quien colaboramos en muchas ocasiones y sabíamos que iban a hacer un trabajo precioso.

El día de la boda decoramos la Capilla Nuestra Señora de Abantos con un estilo provenzal y alegre, con impresionantes centros florales en la zona del altar. La música en directo tocada por un dueto instrumental hizo el resto. El complemento final fueron los pajes, sobrinos de la novia, que iban guapísimos y ayudaron a celebrar la salida de los novios con una lluvia de pétalos de rosas y burbujas de jabón. Una idea original que gustó a todos. Además, ¡hubo una gran anécdota! La novia no supo cómo iba a ser su ramo hasta que llegó el gran día, ya que fue el regalo de La Reina Oca. Fue una sorpresa que le encantó.

image-2016-03-03 (7)

El banquete de la boda fue servido por el  Mentidero de la Villa, para nosotros, uno de los mejores caterings de Madrid. Diseñamos el menú de la boda junto a los novios, siendo los food corners o del cocktail (el salmorejo y el córner de crudités) una auténtica sensación, junto con el segundo plato y el postre. Su personal, como siempre, fue encantador y 100% profesional, lo cual nos ayudó enormemente en la organización de la boda. Todo son facilidades con ellos.

IMG_2664

La decoración – uno de los grandes sellos de La Reina Oca- estuvo como siempre muy cuidada. Con ella, quisimos sorprender a los invitados en cada momento: desde el carrito floral que colocamos a la entrada para dar la bienvenida, a la puesta en escena de los food corners en el cocktail o el seating plan antes de entrar a cenar. Quisimos sorprender a los invitados al llegar al salón con una decoración que combinaba una gran mesa imperial, convertida en presidencial, con mesas cuadradas. Los centros de mesa eran preciosos candelabros de forja colmados de velas, y vestidos con flores de estilo provenzal-campestre en tonos rosas, verdes, blancos, malvas y blancos, tonalidades muy alegres para decorar una boda en verano. La gran estrella fue la mesa que colocamos a la entrada del salón enmarcando la pista de baile, o dance floor. Parecía de cuento, llena de velas y flores conformando una estampa espectacular.

Toda la decoración floral la diseñamos con uno de nuestros floristas habituales, el equipo de  Mar de Flores. Se volcaron con nosotras haciendo un trabajo increíble. La coronita, el ramo de la novia, la decoración floral… Todo estuvo perfecto. Desde aquí, ¡mil gracias!

Para abrir la fiesta, proyectamos vídeos de amigos y familiares que no pudieron asistir – una idea de los amigos del novio- que puso la carcajada a flor de piel y fue un momento perfecto para repartir los regalitos de la boda y empezar el baile nupcial y, con ello, la barra libre. El broche final fue el chill out que colocamos en el jardín, frente a la pista de baile y junto a una gran chimenea central, ambos rodeados por guirnaldas de luz que creaban un ambiente mágico en consonancia con la luz del fuego de la chimenea.

IMG_2662

La boda de Belén y Kike, organizada por La Reina Oca, fue una boda de lujo en todos los sentidos. Si quieres disfrutar de la tuya tanto como ellos, ¡ponte en contacto con nosotros!

0 Comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Pregunta anti-spam: *