Boda primaveral en el Hotel Villa Magna de Madrid

Boda primaveral en el Hotel Villa Magna de Madrid
image-2016-03-04 (1)

Cuando conocimos a Anabel, nos encantó. Era una novia con las ideas muy claras, que quería una boda primaveral y para la que no teníamos mucho tiempo (¡menos de tres meses para prepararlo todo!), así que nos pusimos manos a la obra desde el primer minuto. Anabel y su pareja eligieron el Hotel Villa Magna de Madrid para celebrar su boda, y nos pidió ayuda para llevar a cabo la decoración del evento, la ceremonia, el banquete y la fiesta posterior.

Se casaban el día 21 de marzo y querían decorar el hotel como si realmente se tratara de una boda al aire libre. Era una tarea realmente difícil, teniendo en cuenta que todo discurría en espacios interiores y la fecha de la boda se enmarcaba a finales de invierno y principio de la primavera. Como nos encantan los retos, después de estudiarlo le propusimos la siguiente idea: trabajar todo el mobiliario de la boda en blanco, siendo la flor en tono rosa pastel para crear un ambiente mágico, con mucha luz de vela. Queríamos hacer una decoración que mezclara lo primaveral y lo invernal, y para conseguirlo creamos un decorado muy romántico y único, con infinidad de ramas de cerezos y prunos en flor, que combinaban a la perfección con las velas.

Untitled design (2)

¿Alguien se imaginaba que, en un hotel de 5 estrellas y gran lujo, se pudieran poner ramas con flor para dar un aire campestre? Pues, aunque la propuesta fuera arriesgada, ¡a ella le encantó! Para llevar a cabo este trabajo, apostamos por uno de nuestros floristas habituales, Mar de Flores, quien supo entender nuestra idea y nos ayudó a realizarla, lo cual no fue tarea fácil: ¡había que encontrar en esas fechas cerezos en flor!

El resultado no podía ser más espectacular. Invitados que habían asistido a otras bodas en el Hotel Villa Magna no se creían que fuera el mismo hotel al que habían ido en otras ocasiones. Habíamos conseguido crear un efecto de notoriedad y sorpresa. El resultado era elegantísimo y la música en directo que tocamos le dio un ambiente muy íntimo. Anabel iba guapísima, maquillada y peinada por su amiga Mónica Roldán Estilistas.

Para la cena, iluminamos el salón con el equipo del hotel, ambientándolo con una luz en tonos azulados y malvas, un tanto gélidos para continuar con la estética de la boda. Decoramos las mesas con una mantelería en tafetán azul noche y sillas de palillería en blanco. Los centros de flores los diseñamos con el florista del hotel, Pensacola Red, y nos decantamos por unos preciosos y muy sencillos, con hortensias blancas y velas. En otras mesas pusimos candelabros.

Untitled design

No podía faltar en la fiesta un candy bar divertidísimo. Además, colocamos un gran escenario central vestido con moqueta en blanco que delimitaba la pista de baile – dance floor, para la banda que amenizaría la fiesta en directo. Fue una boda súper elegante, y realmente única, como ellos querían. La fotografía de la boda la escogió la novia y apostó por el fotógrafo Ludo Fotografía, quien pudo captar estas instantáneas que os mostramos y han compartido con nosotros.

Untitled design (1)

Queremos agradecer al equipo del Hotel Villa Magna que nos dejaran hacer este trabajo y a todos los demás colaboradores y partners por ayudarnos a crear una boda tan bonita y exclusiva. No dudes en ponerte en contacto con La Reina Oca para que tu ceremonia sea inolvidable.

0 Comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Pregunta anti-spam: *